No es tu lugar.

"Vuélvete a Nueva Jersey, ésto son los Ángeles y tú no tienes alas."

domingo, 21 de noviembre de 2010

London Dry Gin.

Llovía. Caía el diluvio universal en la calle principal de Manhattan y ella no se había traído paraguas. Se quedó quieta durante unos instantes en la puerta del trabajo observando el triste panorama que desprendía la calle a pesar de las múltiples luces multicolor que la iluminaban y los interminables ruidos de claxon que tanto le gustaba a su compañera Lily. ¿Qué estaría haciendo ahora? Seguro que tomar un chocolate caliente mientras descansaba sus pequeños pies sobre la cama, deleitándose con el sonido de la lluvia. Hacía mucho que no la llamaba.
Agitó la cabeza, deshaciéndose de sus pensamientos y sujetó con fuerza el portafolios, cruzando la avenida con diligencia, sintiendo como sus viejos tacones, quedaban sujetos en cada adoquín que pisaba. No importaba, podría darse un capricho y comprarse otros.

Llegó al otro andén de la calle, en dónde su preferido Old Manhattan permanecía abierto. Asomó sus inocentes ojos por el cristal húmedo, observando la misma gente de todos los días, a su "familia rutinaria". Y allí estaba él, esa persona que destacaba entre la multitud.
 Sacó su espejo barato del bolso, y tan sólo observó como su pelo decaía por sus hombros a causa de la humedad, dándole un aspecto de loca engreñada y el rímel que resistía las 24 horas, surcaba las apenas innotables marcas de envejecimiento y cansancio. Lo único que se mantenía intacto, era el carmín rojo que vestía sus labios desde primera hora de la mañana. Sacó su mejor sonrisa, y entró oyéndose el simple tintineo de cascabel que colgaba en la puerta.
Sus más conocidos tan sólo la miraron, ofreciéndole una simple sonrisa, mientras que él, desde la barra del bar, le realizó su gesto diario en el taburete, ese taburete que continuamente los enfrentaba a ambos.

Siempre la recibía con una sonrisa perfecta y con su sútil traje de trabajo eternamente impecable. La barba de tres días a juego con su cabellera canosa, le hacía parecer más sexy ante sus ojos, y esos surcos de la vida tan asperámente marcados le elaboraba el  saber de un hombre sabio con muchísimos errores tras su espalda, pero se equilibraba con sus innumerables aciertos en la historia de su vida.

Pocos encuentros en The St. Regis New York, y demasiados sentimientos que rompián sus barreras.
Ésto era imposible, y ambos lo sabían.

-¿Qué tal tu mujer y tus hijos, Jake?

-Mañana es el cumpleaños de Sam. Dieciséis años ya. El tiempo pasa demasiado rápido. -La miró con un atisbo de tristeza que rápidamente se tornó en una de sus inmortales sonrisas, marcándo el paso de los años en sus ojos y añadió.- ¿El vodka de limón diario?

-No, Jake. Hoy quiero una copa de Dry Gin.



ZareMossel~

2 comentarios:

  1. Es genial lo que escribes.
    Un saludo
    www.holdmyaddiction.com

    ResponderEliminar